24CR

¿Ortega y Somoza: son la misma cosa?

El lema de Anastasio Somoza García, conocido popularmente como “Tacho Somoza”, se resume en las tres “pes”: plata para el amigo, palo para el indiferente y plomo para el enemigo.

Recordemos cómo una huelga general, en el año 1944 resultó en asesinatos de líderes opositores,  los que no lograron escapar a tiempo a Costa Rica y a México.

Además en ese año cerró  el diario La prensa y la familia Chamorro tuvo que emigrar a México. El cierre duró  dos años. 

Los plazos para las elecciones los manejaba de acuerdo a su conveniencia y era bueno para los pactos con otros partidos, en este caso los conservadores.  Irónicamente su partido se llamaba Liberal Nacional, no teniendo nada de lo uno ni de lo otro.

A lo largo de los años, Anastacio Somoza García acumuló una enorme fortuna.

Esto se narra en un artículo de  Rafael Fraguas un 22 de setiembre de 1978 sobre la Nicaragua de los Somoza. 

El 21 de septiembre de 1956, Somoza sufrió un atentado en la ciudad de León (Nicaragua) a manos del poeta Rigoberto López Pérez. Fue internado en el Hospital de la Zona de Canal de Panamá, donde pocos días después murió debido a una mala praxis. Su hijo Luis Somoza Debayle lo sucedió en el poder.

La otra cara de la moneda

En 1979, tras una larga lucha, el FSLN logró el derrocamiento de la dictadura de Anastasio Somoza Debayle y la dinastía de la familia Somoza, que había gobernado el país durante décadas.

Hoy Nicaragua vive una situación similar a la era de la familia Somoza, en víspera de un proceso electoral donde los principales opositores se encuentran en la cárcel.

El lema de los opositores a la dictadura actual “Ortega y Somoza son la misma cosa”, fue el grito de la muchedumbre que participó en la revuelta de 2018, que, como para reivindicar lo certero de la frase, fue reprimida con una de las tres pes: ¡con el plomo! 

En 1977 recordaba el escritor Sergio Ramírez, quien vivía en ese momento en Costa Rica, como lo acusaba el segundo Somoza por delitos similares a los que hoy lo persigue el gobierno de Ortega a través de su títere fiscalía y el poder judicial. Y en la actualidad la historia se repite con la persecución a la prensa; la policía de Ortega allana el diario La Prensa y su gerente general, Juan Lorenzo Holman Chamorro, es encarcelado.

La fuerza de las palabras es a la que la pareja en el poder tiene terror, como lo señala Sergio en una reciente entrevista cuando afirma que “las dictaduras carecen de imaginación y repiten sus mentiras, su saña, su odio y sus caprichos”.

Contraste enorme con el efecto de su nueva novela, Tongolele no sabía bailar, llena de imaginación  con la presentación  de personajes que suenan a realidad y donde los malos con certeza se ven retratados. Por ello no sorprende que la novela no haya salido de la aduana en Managua .

Antes de las denuncias en su contra, en un artículo publicado por el periódico español El Páis, Ramírez Mercado concluía con la provocadora afirmación de que “no se sabe si al fin terminarán triunfando los buenos, o seguirán  reinando los malos”.

La poeta y novelista nicaragüense Gioconda Belli, advierte en su poema El  Relevo:

“¿ Cuántos tiranos alcanzan en una vida?

¿Sabrá  el de ahora lo que sentía el otro?” 

Y más adelante continúa la poeta:

“¿Cuántos tiranos alcanzan en una vida?

Éste sin ver en el espejo la fantasmal semejanza

Sin aceptar el fin de su tiempo

Inmune al repudio

Insiste 

Reprime 

Insiste

Redacción

Agregar comentario

GRUPO TPP

© Todos los derechos reservados 2021, cualquier uso requiere autorización de Grupo TPP.