24CR

Alexis de Tocqueville El Montesquieu del siglo XIX (Jean- Jacques Chevallier)

Óscar Álvarez Araya,

politólogo y diplomático

Su nombre completo es Alexis Henry Charles de Clérel, vizconde de Tocqueville.

Es un pensador, politólogo, jurista y político católico y liberal francés.

Nació en Verneuil-sur-Seine, Francia, en el seno de una familia noble el 29 de julio de 1805.

Estudió Derecho en la Universidad de París y ejerce como Magistrado en Versalles en1827.

Sus raíces nobles se combinan con su formación liberal y con su adhesión al parlamentarismo. No es un reaccionario pero tampoco un revolucionario. Algunos le catalogan de girondino, es decir ubicado en el ala moderada de la Revolución Francesa.

En 1831 viaja a los Estados Unidos para estudiar su sistema penitenciario pero termina estudiando todo su sistema político. De ese viaje y de sus observaciones en el nuevo mundo nace su libro “La democracia en América”, en el que descubre una tendencia mundial hacia la democracia. Por dicha obra muchos estudiosos le reconocen como el primer politólogo contemporáneo. Habría tres fundadores de la ciencia política en la historia de la humanidad: Aristóteles en la antigüedad clásica, Maquiavelo en la modernidad y Tocqueville en la época contemporánea.

En el siglo XVIII el liberalismo es el pensamiento emergente pero ya en el siglo XIX ya el liberalismo está bajo ataque de dos grandes movimientos, la democracia y el socialismo. Éste último representado por el anarquismo primero y luego por el marxismo y la socialdemocracia. Recordemos que el Manifiesto Comunista es lanzado en 1848.

Según la percepción de Tocqueville en los Estados Unidos de América del siglo XIX se combinaban las ideas de la libertad, características del liberalismo con las de la igualdad, propias de la democracia. Ya entonces prevalecía una democracia liberal. Ante dicha realidad, el politólogo francés se define como un liberal que sin embargo entiende y acepta la democracia como tendencia en ascenso, predominante e inevitable.

Siempre le ataban sus lazos hereditarios de carácter aristocrático pero a la vez su inteligencia llegó a comprender el curso cambiante de la historia. No es entonces un demócrata entusiasta y fervoroso sino más bien un liberal demócrata un tanto frío y resignado.

Analiza la democracia liberal entonces existente en los Estados Unidos y según Sartori tuvo el mérito de registrar el nacimiento y analizar los rasgos de la democracia liberal contemporánea. Pero es un hecho que hay en Tocqueville una desconfianza hacia la democracia por lo que algunos le caracterizan como un liberal conservador.

Tanto al estudiar el sistema de Estados Unidos como el de Francia se guía por una gran pregunta: Cómo conciliar la libertad con la igualdad? O cómo promover la igualdad sin perder la libertad? Una pregunta que sigue teniendo actualidad.

De todos modos promueve las libertades individuales pero al mismo tiempo entendiendo que había nacido una nueva tendencia basada en las ideas de la igualdad que era la democracia.

Para Tocqueville, “la democracia reúne”, conforme al lenguaje de Constant, “la libertad de los antiguos y la libertad de los modernos”. Más le añade la igualdad. Y agrega: “Lo que los pueblos aman con amor eterno es la igualdad, se lanzan hacia la libertad por impulsión rápida y por esfuerzos repentinos, y si no alcanzan ese fin se resignan, pero nada podía satisfacerles sino la igualdad y antes consentirán en perecer que en perderla”.

(La democracia en América, pág. 91. Citado en Marcel Prelot, Historia de las ideas políticas, La Ley, Buenos Aires, 1971, pág.541 )

Allí dónde el Barón de Montesquieu admira y quiere que se aplicara en Francia el sistema monárquico parlamentario inglés de frenos y contrapesos, asimismo el Vizconde de Tocqueville sigue añorando para Francia un sistema de liberalismo moderado como el inglés. Ambos son liberales y admiradores del parlamentarismo inglés aunque uno en el siglo XVIII y otro en el siglo XIX.

En 1839 Tocqueville está en París y es electo diputado desde 1839 hasta 1848. En 1841 ocupa el sillón 18 de la Academia Francesa. Fue Ministro de Asuntos Exteriores en 1848.

En 1851 se opone al golpe de estado perpetrado por Luis Napoleón Bonaparte y se retira de la vida política.

También escribió el libro “El antiguo régimen y la revolución” publicada en 1856 y considerada por muchos su obra cumbre.

Considera que el gobierno de la mayoría puede ser tan opresivo como el de un déspota y que el gran peligro de su época era el gobierno de cesarismo populista, posiblemente refiriéndose a la república que nació de la revolución francesa y luego dio nacimiento al cesarismo de Napoleón. Yo agregaría que hay gobiernos que nacen de la mayoría pero en el camino se convierten en gobiernos de minoría.

Como escribió Norberto Bobbio: “Para un liberal como Tocqueville el poder siempre es nefasto, no importa si es real o popular. El problema político por excelencia es el que se refiere no tanto a quien detenta el poder, sino a la manera de controlarlo y limitarlo”. (Norberto Bobbio, Liberalismo y democracia. Franco Angeli, Milán, 1985, págs. 64 y 65)

En vez del gobierno absolutista o totalitario el liberal prefiere el gobierno limitado, en el que el poder limite al poder con un sistema de controles y frenos y contrapesos. En ese sentido el liberalismo se presenta como el opuesto del absolutismo y el totalitarismo. Y tanto el Barón de Montesquieu como el Vizconde de Tocqueville fueron autores liberales.

Tocqueville falleció en Cannes, Francia, el 16 de abril de 1859.

Redacción

Agregar comentario

GRUPO TPP

© Todos los derechos reservados 2021, cualquier uso requiere autorización de Grupo TPP.